Esposa sumisión

esposa sumisión

Aun así, debe mostrar, en general, un espíritu de sujeción piadosa. Tiene el recurso de instar al esposo a tomar decisiones que beneficien a la familia, tal vez sugiriéndoselas. Lanzarle continuos reproches es contrario al espíritu de la debida sumisión. Ahora bien, si es patente que el bienestar de la familia se ve amenazado por la actuación del marido, la mujer puede optar, al igual que Sara, por recomendar que modifique su línea de actuación. Si se lo pidiera, la esposa cristiana debería reaccionar igual que los discípulos cuando un tribunal les ordenó violar los mandamientos de Dios: Aunque las intenciones de los cónyuges sean buenas, la falta de experiencia y de sabiduría contribuyen a que se extralimiten en sus papeles.

Porque hay el verdadero perdón contigo. Para provecho mutuo, las Escrituras dan este consejo: El respeto y el amor han de ser recíprocos, y ninguno de los cónyuges debe poner trabas o competir.

La palabra griega que usa Pablo en Efesios 5: La congregación ungida de Cristo se somete a él de buen grado y con gozo. Si la mujer obra igual con su marido, es muy posible que los cónyuges tengan éxito y dicha. Las Escrituras también dicen: En efecto, debe someterse a las enseñanzas de Cristo. Este, por su parte, también es sumiso a un cabeza: La sumisión cristiana es equilibrada y beneficia a ambos sexos. Pablo les dice a los creyentes Efesios de la época, que vivieran de forma totalmente diferente al mundo corrupto, egoísta, e inmoral de la época.

Y nos lo dice a nosotros también hoy en día. Hay mucha gente que lee lo que Pablo dice acerca del papel que la esposa debe de desempeñar, y llegan a la conclusión que Pablo, o era machista… o tenía una mentalidad totalmente patriarcal.

Primero que nada, la Biblia, que es la Palabra inspirada de Dios, nos dice eso. La Biblia es el método que Dios usa para comunicarse con Su creación. En realidad, el Nuevo Testamento fue la Declaración de Independencia de las mujeres. Así que ya hemos visto la idea que los judíos, los griegos, y los romanos tenían de las mujeres Yen medio de este ambiente, Pablo dirige a los esposos a que amen a sus esposas, y a las esposas a que se sometan a sus esposos como al Señor.

El matrimonio cristiano debía ser totalmente diferente a los matrimonios del mundo alrededor de ellos. Tenemos que tener mucho cuidado de que no ignoremos las partes de la Biblia que no nos gustan Ay, yo no creo eso Confía, que si Dios ha incluido esta información en la Biblia, es para que puedas tener paz y satisfacción en tu vida.

Todo cristiano, que es obediente y lleno del Espíritu Santo, es un cristiano sumiso. Eso nos dice Dios Aunque Dios ordena que los hombres sean cabeza sobre sus esposas, y los padres, cabeza sobre sus hijos, El también ordena sumisión mutua y responsabilidad entre los miembros de la familia.

Cuando Dios le dice a la mujer que se someta a la autoridad de su esposo, no quiere decir que la mujer es menos que el hombre, porque no lo es. Y para mostrar que la mujer y el hombre son iguales ante de Dios, Pablo nos dice en:.

Ante Dios, no hay diferencia entre hombres y mujeres. Así que escucha esto No tres dioses, sino un solo Dios, en tres Personas que son iguales. El Hijo es Dios, al igual que el Padre es Dios. Al mismo tiempo que son iguales y eternos, la Biblia nos enseña que el Padre es la cabeza del Hijo. No en esencia ni en naturaleza, sino en función. Cuando Cristo estuvo en la tierra -- durante su ministerio -- vimos que El estaba subordinado al Padre. El miraba al Padre; se sometía a los deseos del Padre.

Y a pesar de que era igual al Padre, El mismo toma el lugar de sumisión. Y a pesar de que el esposo y la esposa son iguales ante de Dios, para que la familia funcione en armonía, la mujer, sin perder su dignidad, debe de tomar el lugar de sumisión. Ser cabeza del hogar no significa que el esposo deba convertirse en un dictador. Desgraciadamente, hay algunos esposos Esta clase de actitud hace que la esposa reaccione diciendo: Si ser sumisa te parece muy difícil, consideremos un par de puntos muy importantes.

El versículo 22 nos dice: Así que el motivo de someternos, es porque lo estamos haciendo como si fuera al Señor. Señoras, sométanse a sus esposos como un acto de sumisión a Cristo. La Biblia dice en Colosenses 3: Esto no solo aplica a la esposa sometiéndose al esposo solamente, sino que también aplica a todos nosotros.

Todos tenemos empleadores, maestros, y personas que nos dicen lo que debemos hacer. Aunque no siempre nos gusta lo que nos piden que hagamos. Todos tenemos que someternos a las autoridades, a nuestros jefes, a nuestros pastores Hasta el presidente de una empresa se tiene que someter a la junta directiva, o el presidente de una nación se tiene que someter al congreso, y así sucesivamente.

Así es como la vida funciona. Es la ley de Dios. A lo mejor tu jefe te dice en el trabajo: Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. Abres la puerta, y el mismo Jesucristo entra a tu casa… y te dice: Sométete a tu esposo como si lo hicieras a Jesucristo.

Tu esposo llega a la casa cansado después de un largo día de trabajo y te dice: Espérate un rato, hombre! Les voy a dar una regla que todos debemos de aplicar a nuestras vidas.. Todo lo que hacemos, lo debemos de hacer para la gloria de Dios. Esto puede causar gran impacto en la manera como actuamos Si vas a trabajar, hazlo para la gloria de Dios. Tal vez eres mesera, o empleada doméstica, o artista de televisión… hazlo para la gloria de Dios.

Sirve a tu familia para la gloria de Dios. Ese es el motivo de todo. Para la gloria de Dios. Si, aquí dice en todo. Es NO, si tu esposo te pide que hagas algo que va en contra de las enseñanzas de la Biblia — en contra de la Palabra de Dios.

Por ejemplo, digamos que tu esposo te dice: Yo amo a Dios. Para alguna de ustedes la situación puede ser diferente Las exigencias de tu esposo pueden ser distintas. La Biblia dice que te sometas a tu esposo.

SI , pero también dice como al Señor. Solo si es correcto ante el Señor. Dios nunca te pide que violes lo que la Biblia enseña en el nombre de sumisión, ni te pide que te dejes golpear como si fueras un trapo, ni que te expongas a ninguna situación en que puedas ser maltratada. Pero, por otro lado, si es algo dentro de lo ley de Dios, debes de someterte. Dios lo ha puesto ahí como cabeza. Recuérdaselo… pero con dulzura. Que no compre el carro todavía. No tiene nada de malo que le des tu opinión.

El Nuevo Testamento nos da el ejemplo de un matrimonio ejemplar — el matrimonio de Sara y Abraham. A los 76 años de edad, y habiendo recibido la promesa del Señor de que ellos tendrían un hijo, Sara le dice a su esposo: Así que deshazte de él.

Pero Dios le dice Abraham en Gen. Cuando Sara le dice a Abraham que se acostara con Agar, Abraham se somete rapidito a su esposa. En resumidas cuentas, Abraham obedece a su esposa en algo que era contrario a los principios de Dios; pero no quería obedecerla cuando ella le pide que hiciera lo que era bueno ante Dios.

Ismael no era el hijo de la promesa. Era el hijo de la carne. Eso nos demuestra que Dios valora nuestra opinión, y que nos ha puesto al lado de nuestros esposos para ayudarlos Así que, mientras que el esposo es responsable del gobierno de su familia, él no debe de convertirse en un tirano en su casa.

No importa el trabajo que él tenga: Órale a Dios para que lo proteja, para que lo mantenga puro, para que le de discernimiento, para que como cabeza de la casa, pueda guiar tu hogar con sabiduría. El nos demuestra lo que es someterse. Hasta le lavó los pies a Judas, quien al poco rato, lo traicionaría. El Creador del universo se sometió Así que ahora que tenemos un mejor entendimiento de lo que significa someterse como Dios manda, vayamos a nuestro segundo punto Cuando mi esposo y yo nos casamos hace veinte años, no conocíamos al Señor.

Así que yo nunca había escuchado eso de que la mujer se tenía que someter al marido. Y tampoco sabía lo que era respetarlo realmente. Mi esposo siempre quería darme gusto en todo. El podía hacer diez cosas… y de las diez, a lo mejor una, no le salía perfecta. Cuando le entregamos nuestras vidas al Señor hace quince años, nuestras actitudes comenzaron a cambiar.

Aprendí a ser una esposa sumisa la mayor parte del tiempo , pero todavía no caía en cuenta de que no estaba respetando a mi esposo. Todavía era media pesada. Durante el retiro, los organizadores dividieron a las parejas.

.

MMF FOTOS CASERAS DE PUTAS DESNUDAS

AKEMI ESCORT MUJERES PUTAS HOT

Aprendí a ser una esposa sumisa la mayor parte del tiempopero todavía no caía esposa sumisión cuenta de que no estaba respetando a mi esposo. Al mismo mujeres venezolanas porno desagradable gratis que son iguales y eternos, la Biblia nos enseña que el Padre es la cabeza del Hijo. Pablo les dice a los creyentes Efesios de la época, que vivieran de forma totalmente diferente al mundo corrupto, egoísta, e inmoral de la época. Primero, había esperanza en Dios. Aunque Dios ordena que los hombres sean cabeza sobre sus esposas, y los padres, cabeza sobre sus hijos, El también ordena sumisión mutua y responsabilidad entre los miembros de la familia. Las esposas se someten a sus maridos por respeto y amor.

Si hoy en día, el matrimonio no puede ser recto en la Iglesia, no podemos esperar que sea recto en el mundo. Eso también se veía en la época del apóstol Pablo. Y por eso le escribe esta carta a los Efesios. En la época del Nuevo Testamento, las mujeres eran consideradas poco menos que sirvientas.

Muchos hombres judíos oraban cada mañana: La ley en Deuteronomio 24, con relación al divorcio y al derecho de volverse a casar, había sido distorsionada totalmente. Cualquier cosa mala que la mujer hacía, ya sea si quemaba la tostada en el desayuno Demóstenes, el famoso orador, escribió: Deseando hacer todo lo que los hombres hacían, algunas mujeres se dedicaron a la lucha libre, lucha con espada, y otras ocupaciones que tradicionalmente habían sido consideradas masculinas.

Las mujeres comenzaron a querer mandar a los hombres, y poco a poco, a tomar la iniciativa de conseguir sus propios divorcios. Pablo les dice a los creyentes Efesios de la época, que vivieran de forma totalmente diferente al mundo corrupto, egoísta, e inmoral de la época. Y nos lo dice a nosotros también hoy en día.

Hay mucha gente que lee lo que Pablo dice acerca del papel que la esposa debe de desempeñar, y llegan a la conclusión que Pablo, o era machista… o tenía una mentalidad totalmente patriarcal. Primero que nada, la Biblia, que es la Palabra inspirada de Dios, nos dice eso. La Biblia es el método que Dios usa para comunicarse con Su creación.

En realidad, el Nuevo Testamento fue la Declaración de Independencia de las mujeres. Así que ya hemos visto la idea que los judíos, los griegos, y los romanos tenían de las mujeres Yen medio de este ambiente, Pablo dirige a los esposos a que amen a sus esposas, y a las esposas a que se sometan a sus esposos como al Señor.

El matrimonio cristiano debía ser totalmente diferente a los matrimonios del mundo alrededor de ellos. Tenemos que tener mucho cuidado de que no ignoremos las partes de la Biblia que no nos gustan Ay, yo no creo eso Confía, que si Dios ha incluido esta información en la Biblia, es para que puedas tener paz y satisfacción en tu vida. Todo cristiano, que es obediente y lleno del Espíritu Santo, es un cristiano sumiso.

Eso nos dice Dios Aunque Dios ordena que los hombres sean cabeza sobre sus esposas, y los padres, cabeza sobre sus hijos, El también ordena sumisión mutua y responsabilidad entre los miembros de la familia. Cuando Dios le dice a la mujer que se someta a la autoridad de su esposo, no quiere decir que la mujer es menos que el hombre, porque no lo es.

Y para mostrar que la mujer y el hombre son iguales ante de Dios, Pablo nos dice en:. Ante Dios, no hay diferencia entre hombres y mujeres. Así que escucha esto No tres dioses, sino un solo Dios, en tres Personas que son iguales. El Hijo es Dios, al igual que el Padre es Dios. Al mismo tiempo que son iguales y eternos, la Biblia nos enseña que el Padre es la cabeza del Hijo.

No en esencia ni en naturaleza, sino en función. Cuando Cristo estuvo en la tierra -- durante su ministerio -- vimos que El estaba subordinado al Padre. El miraba al Padre; se sometía a los deseos del Padre. Y a pesar de que era igual al Padre, El mismo toma el lugar de sumisión. Y a pesar de que el esposo y la esposa son iguales ante de Dios, para que la familia funcione en armonía, la mujer, sin perder su dignidad, debe de tomar el lugar de sumisión.

Ser cabeza del hogar no significa que el esposo deba convertirse en un dictador. Desgraciadamente, hay algunos esposos Esta clase de actitud hace que la esposa reaccione diciendo: Si ser sumisa te parece muy difícil, consideremos un par de puntos muy importantes. El versículo 22 nos dice: Así que el motivo de someternos, es porque lo estamos haciendo como si fuera al Señor. Señoras, sométanse a sus esposos como un acto de sumisión a Cristo.

La Biblia dice en Colosenses 3: Esto no solo aplica a la esposa sometiéndose al esposo solamente, sino que también aplica a todos nosotros. Todos tenemos empleadores, maestros, y personas que nos dicen lo que debemos hacer. Aunque no siempre nos gusta lo que nos piden que hagamos. Todos tenemos que someternos a las autoridades, a nuestros jefes, a nuestros pastores Hasta el presidente de una empresa se tiene que someter a la junta directiva, o el presidente de una nación se tiene que someter al congreso, y así sucesivamente.

Así es como la vida funciona. Es la ley de Dios. A lo mejor tu jefe te dice en el trabajo: Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. Abres la puerta, y el mismo Jesucristo entra a tu casa… y te dice: Sométete a tu esposo como si lo hicieras a Jesucristo. Tu esposo llega a la casa cansado después de un largo día de trabajo y te dice: Espérate un rato, hombre! Les voy a dar una regla que todos debemos de aplicar a nuestras vidas..

Todo lo que hacemos, lo debemos de hacer para la gloria de Dios. Esto puede causar gran impacto en la manera como actuamos Si vas a trabajar, hazlo para la gloria de Dios. Tal vez eres mesera, o empleada doméstica, o artista de televisión… hazlo para la gloria de Dios. Sirve a tu familia para la gloria de Dios.

Ese es el motivo de todo. Para la gloria de Dios. Si, aquí dice en todo. Es NO, si tu esposo te pide que hagas algo que va en contra de las enseñanzas de la Biblia — en contra de la Palabra de Dios. Por ejemplo, digamos que tu esposo te dice: Yo amo a Dios. Para alguna de ustedes la situación puede ser diferente Las exigencias de tu esposo pueden ser distintas.

La Biblia dice que te sometas a tu esposo. SI , pero también dice como al Señor. Solo si es correcto ante el Señor. Dios nunca te pide que violes lo que la Biblia enseña en el nombre de sumisión, ni te pide que te dejes golpear como si fueras un trapo, ni que te expongas a ninguna situación en que puedas ser maltratada.

Pero, por otro lado, si es algo dentro de lo ley de Dios, debes de someterte. Dios lo ha puesto ahí como cabeza. Recuérdaselo… pero con dulzura.

Que no compre el carro todavía. No tiene nada de malo que le des tu opinión. El Nuevo Testamento nos da el ejemplo de un matrimonio ejemplar — el matrimonio de Sara y Abraham.

A los 76 años de edad, y habiendo recibido la promesa del Señor de que ellos tendrían un hijo, Sara le dice a su esposo: Así que deshazte de él. Pero Dios le dice Abraham en Gen.

Cuando Sara le dice a Abraham que se acostara con Agar, Abraham se somete rapidito a su esposa. En resumidas cuentas, Abraham obedece a su esposa en algo que era contrario a los principios de Dios; pero no quería obedecerla cuando ella le pide que hiciera lo que era bueno ante Dios.

Ismael no era el hijo de la promesa. Era el hijo de la carne. Eso nos demuestra que Dios valora nuestra opinión, y que nos ha puesto al lado de nuestros esposos para ayudarlos Así que, mientras que el esposo es responsable del gobierno de su familia, él no debe de convertirse en un tirano en su casa. No importa el trabajo que él tenga: Órale a Dios para que lo proteja, para que lo mantenga puro, para que le de discernimiento, para que como cabeza de la casa, pueda guiar tu hogar con sabiduría.

El nos demuestra lo que es someterse. Hasta le lavó los pies a Judas, quien al poco rato, lo traicionaría. El Creador del universo se sometió Aun así, debe mostrar, en general, un espíritu de sujeción piadosa.

Tiene el recurso de instar al esposo a tomar decisiones que beneficien a la familia, tal vez sugiriéndoselas. Lanzarle continuos reproches es contrario al espíritu de la debida sumisión. Ahora bien, si es patente que el bienestar de la familia se ve amenazado por la actuación del marido, la mujer puede optar, al igual que Sara, por recomendar que modifique su línea de actuación.

Si se lo pidiera, la esposa cristiana debería reaccionar igual que los discípulos cuando un tribunal les ordenó violar los mandamientos de Dios: Aunque las intenciones de los cónyuges sean buenas, la falta de experiencia y de sabiduría contribuyen a que se extralimiten en sus papeles.

Porque hay el verdadero perdón contigo. Para provecho mutuo, las Escrituras dan este consejo: El respeto y el amor han de ser recíprocos, y ninguno de los cónyuges debe poner trabas o competir. La palabra griega que usa Pablo en Efesios 5: La congregación ungida de Cristo se somete a él de buen grado y con gozo. Si la mujer obra igual con su marido, es muy posible que los cónyuges tengan éxito y dicha.

Las Escrituras también dicen: En efecto, debe someterse a las enseñanzas de Cristo. Este, por su parte, también es sumiso a un cabeza: La sumisión cristiana es equilibrada y beneficia a ambos sexos.

Esposa sumisión