Fraternidad meando

fraternidad meando

Espiando a mi vecina mientras cuida el jardin. Meando desnuda en plena naturaleza. Meando encima de una golfa tetona. Espiando a mi cuñada mientras se ducha. Espiando a sus vecinos calientes. Espiando en el cuarto de mi preciosa prima. Noticias XXX Si desea recibir correo electrónico libre de nuevas películas, poniendo su dirección de correo electrónico a continuación: Ver estos videos es gratuito para todos los mayores de 18 años.

Todos los actores eran mayor en el momento en que participaron en estas escenas pornografía. Si todavía no se 18 años abandone este sitio inmediatamente! Que no se diga, mi hermano Usted por experiencia sabe. La calle, de bicoca, ni por asomo.

Rumiando su desazón, golpea con la varilla el borde de un escalón. El uso de la varilla crea siempre una tensión, la posibilidad de agresión. Juntando lo que se dice y se calla, llego a la conclusión que nadie dice lo que cree, de verdad, verdad. Imposible entender a la humanidad. Por mucho que me empeñe Se acuesta en el suelo. Se incorpora a medias.

Hablando con otra persona inexistente. Con esa luna redonda como un plato. Se acuesta otra vez. Siendo yo un revijío me pasaba, ratos y ratos, mira que te mira, y contaba una infinidad de puntitos azules. Cambia el tono de voz. Gori, gori, gori, me gritan las tripas y no puedo descabezar un sueñito. Se levanta, con precaución mira hacia todos los lados y con la varilla y cierta malvada satisfacción le toca, sin golpearlo, en el hombro. No acostumbro hablar con desconocidos. Tose, repite sus ejercicios.

Demande audiencia y si estoy de buenas se la daré Camina un trecho con dificultad y enseguida regresa a su sitio. El cuadrado de la circunferencia Se sienta y manipula los pesados libracos. Detesto que me mire, tiene serpientes rojas en la frente Usted desequilibra el orden divino. Usted, como los escarabajos El demonio ignora la creación de la luz. Abandona el libro y toma otro. Mi percepción de las cosas no falla.

Como guste su Excelencia. El abuelito se indigna, el abuelito degenerado, el abuelito Aquí todos somos iguales y esos aires no te sientan. Hablando con un personaje invisible. Que se murió cachimba, que se murió Respondiendo al personaje invisible. Eso me pasa por mi flojera, por acercarme a la tralla Recuerda lo que te pasó los otros días Eso no va a repetirse.

Una cosa es con flauta y otra con violín. Discutiendo con otro personaje imaginario. Saca una armónica, la limpia. Improvisa una melodía en la armónica, imitando el acento de un malevo. Le tocaré un tango, la tristeza del arrabal y la melancolía que se desprende del bandoneón por una calleja Hace ratón y queso Ensayando su voz de barítono y bajo.

De buenas a primeras me sale un jipío de marca mayor Perdido el encadenamiento lógico de su discurso. Usted me arma un barullo, solo de verlo.

Yo iba en una piragua, remando Déjese de ese estira y encoge de que si esto, de que si lo otro Sigue improvisando con la armónica un son, baila. Le estoy creando un ambiente de película En el cuadrado de la circunferencia, en el principio del principio, se prepara la posibilidad de los siete círculos En busca de un espejismo se revela la fuerza Caminando por el buen trillo, decía mi abuelo que en paz descanse Enérgico y aparentemente sincero. Uno aprende y no se dispersa.

Le muestra la suela de los zapatos. Es terrible saber, terrible. Abate al corazón y se ahoga de agobio. Exaltado, en un trance.

El demonio ignora la creación de la luz, lo ventea el libro. Le aseguro, por mi madre santísima Me viene a la mente, no sé por qué Desaparece de mi vista. Infinidad de cositas que hay que tenerlas bien claras. Por ejemplo, es probable que se precipite, que se Mas la desconfianza me luce evidente.

Se oyen voces, y alguna guitarra. Porque yo por pillar al vuelo eso que usted dice le daría la ropa que llevo puesta Andaría como Dios me trajo al mundo El hambre y la necesidad son hermanas gemelas, señor, créame.

O tal vez, no, no. O tal vez, sí. Pronto se me entrecruzan los cables. El globo terrestre al garete Por momentos habla con personajes invisibles; sin proponérselo crea una tensión, un patetismo inesperado. La otra noche me encontré, con quién, con quién Hacía un calor del carajo y yo me contentaba en el forrajeo y en un disparadero, cavila que te cavila, en mi mahomía, cómo podré resolver, cómo, porque durante una semana comer, lo que llamamos en mi pueblo comer, nananina Estaba limpiecito y perfumado, buscando carne fresca.

Cuando se le antoje, estoy a su servicio. Se quita la camisa y queda en camiseta. Y volviendo a mi tema Cogí un sube que empecé a endilgarle unos batacazos Acosado de cosas que se me embarullan y que no acabo de explicarme, que Lo observa de refilón, tanteando su reacción. Las maracas se dejan oír a intervalos y una flauta china.

Mientras vivimos, ésta es mi teoría, mejor el amor que uno necesita aprender a conocerlo Me acepta y luego me tira como un hollejo. El tiburón de la trova, el benedictino que trae las muletas del diablo y las esconde Cuando usted la pinta, es a navajazo, a tiro limpio en las calles.

Ésa es la dificultad que tengo. Eso me pasa a mí también. En mi pellejo, en tu pellejo. Esta historia, nuestra historia. Con dificultad se pone en pie, da unos pasos, imita a un prestidigitador.

Una carpa del circo. Yo también estuve en las bambalinas, amigo mío. Se acerca a una mesa de tablas baratas y cartones donde se encuentran varios instrumentos. Toca con una cuchara las botellas, improvisando, luego al jarro, a las botellas con el jarro, al jarro con un sartén y con unos cencerros, armando una cacofonía no exenta de gracia. Destoletados, destoletando, astrólogos, matarifes, vende patrias, filisteos, asesinos, los chulos de la garitas revueltos con las beneméritas procreadoras Mi abuelo hablaba igualito.

Se le acerca, con intención. Óigalas, es un concierto. Seré su sargento político, su secretario, su hombre de confianza, su guarda espaldas Me duelen los huesos. Con buenas intenciones se construyó el infierno. Usted, por su lado, yo por el mío. Ni con Dios ni con el diablo Tendré que denunciarla por chivata. Y usted me perturba, y llamaré ahora mismo a la policía. Un pueblo y la ventolera agitando el polvo en una gigantesca plazoleta.

Se pasea por el escenario, buscando un apoyo. Yo no soy de aquí. Es la primera vez que vengo. Por mi vieja lo juro que una Estación de Policía Oiga, con la debilidad que me mata y un resistero del diablo, en descampado, por esta zona, sin ninguna sombrita Lo afirmo como que existe el cielo. Moviendo la cabeza, queda como en el vacío. Y apareció el viejito Se oyen tambores lejanos y maracas.

Se para en seco. Recójase al buen vivir. De inmediato cambia de tono. A mí sin comerlo ni beberlo a cajas destempladas me metieron de cabeza en el vivac Sonríe como si hubiera cometido una infracción. Usted y yo la hemos pasado negras. Qué pinta este tipo. La gente se burla de ella y hasta le han encasquetado un apodo. Fea, fea, fea, tan fea que llega al tope de fea, la muy condenada.

Yo, qué caray, le agradezco el pedazo de pan con timba que me regaló Desconociendo qué es lo que plantea. No te fíes de ella. El pan con timba de anteayer, una delicia. Si nada malo ha hecho.

Ya me tiene hasta la coronilla con tanto sigilo Vuelan algunas en rachas de hojas y pétalos. Imitando la voz del lobo. Me toma el pelo de lo lindo. Yo creía que abusaba de su generosidad y veo Con esto me basta.

Usted, como mi tío Ruperto, pregona que el hombre es un asco, y si podía romperme el culo, me lo rompía, que encaprichado estaba. A mí que estoy en el erizo me lleva a paso de conga. Porque a mí, mi hermano se me forma un hueco en la barriga Y esto resolverlo, difícil Paso por una vidriera y veo una panetela borracha y al doblar una esquina en pantalla completa exhiben el anuncio de un plato de frijoles negros Morir no me importa, mejor que vivir en la miseria.

Muriendo, se elimina la penuria Asimismo decía mi madre. Hay los de arriba y los de abajo Ésa la goza en grande. Permanece sumergido en alguna evocación. Cuquita, vieja puta, te vas a dar una vueltecita. Por el momento, por el momento el negocio rinde una mirringa. Antes, cuando las vacas gordas, nadabas en oro. Aretes, pulseras, oro, mucho oro. Con sus faldones amarillos y azules, mejor guarabeados Y el carnicero me tiró las piltrafas del perro El demonio de que habla el libro.

Me perseguía y yo le huía como a la peste. Mi primo Juvencio que la conoció en Batabanó me dijo que le dijeron, a mí no me lo creas, que era verídico que vino de Haití a los diez años, atada con grilletes, entre una tonga de delincuentes, y la metieron en una tronera a cal y canto, y mira lo astuta que es que luego se fue con un chino De vez en vez siento que me desvanezco, que me evaporo, que soy alguien que no conozco, que probablemente sea mi enemigo.

No me diga que sí, porque lo degüello. Por las mañanas se levantaba a la salida del sol. Acorde de la armónica. Murió, ya se lo dije. Mierda, repito lo mismo. Sin embargo de santa no tenía un pelo, porque me metió de a timbales en la estación de policía al descubrir que yo guardaba una ñinguita de hierba debajo de la colchoneta. Un incendio y asesinaron a un viejo.

BELLAS MUJERES PUTAS CULOS VENEZOLANOS XXX Pero es incapaz de mear si hay gente alrededor, y piensa que a lo mejor colgó en el tablón de anuncios de su fraternidad, treinta años antes: hablaba de un. 25 Jun Tríos gays con la fraternidad montándose tríos 15/06/ visitas; Fue a mear y se acabó montando un trío con dos gays - Trios. ESTÚPIDA FRATERNIDAD. K Reads fraternidad. hormonas. humor Recién empecé a leer esto y ya me estoy meando de la risa Reply.

VIETNAMITA CONTACTAR A PUTAS

Fraternidad meando